Actualidad
Seguros

Dime de dónde eres y te diré cuánto tienes que pagar para cobrar tu herencia

El Impuesto de Sucesiones, la tasa que debe pagar a Hacienda el beneficiario de una herencia para poder disfrutar de ella, varía considerablemente según la comunidad en la que haya residido el fallecido.

10.10.2019, Helvetia Seguros

Impuesto de Sucesiones | Helvetia Seguros

¿Sabías que en 2018 más de 47.000 herencias (alrededor del 11% del total) fueron rechazadas por sus herederos? Las deudas que traían consigo algunas de ellas, por un lado, y la imposibilidad de pagar el Impuesto de Sucesiones, por otro, fueron las principales causas de estas renuncias. Y es que, a veces, las herencias en vez de ser una ayuda económica, son un auténtico quebradero de cabeza.

El Impuesto de Sucesiones es el tributo que debe pagar a Hacienda el beneficiario de una herencia para hacer uso de ella. Se trata de un impuesto progresivo, es decir, cuanto mayor es la cantidad de la herencia que se va a percibir, mayor es el porcentaje a pagar. 

Aunque es un impuesto estatal, está regulado por cada comunidad autónoma. De ahí, que en algunos sitios el dinero a pagar sea mucho más elevado que en otros. Este tributo se debe abonar en la comunidad autónoma en la que residía el fallecido. El grado de parentesco y las circunstancias económicas del heredero también son dos factores que influyen directamente en este impuesto. 

Así, por ejemplo, según el estudio realizado por del Consejo General de Economistas (CGE) 'Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2019', una persona soltera, de 30 años, que reciba de su padre una herencia por el valor de 800.000 euros –200.000 correspondientes a su vivienda– pagaría en Asturias más de 103.135 euros por este impuesto, mientras que en Andalucía no tendría que abonar nada, ya que desde 2018 se bonifica el 100% de esta tasa para los casos más comunes.  
Según este estudio, y siguiendo con ese ejemplo, Asturias, Castilla y León y la Comunidad Valenciana son las comunidades autónomas en las que más se paga por el Impuesto de Sucesiones. Mientras que, en Andalucía, Cantabria y en las Islas Canarias son en las que hay que pagar menos

El contribuyente dispone de seis meses tras la muerte del fallecido para abonar el Impuesto de Sucesiones a la Agencia Tributaria. Si necesita un poco de más tiempo, puede pedir una prórroga de seis meses más, aunque en ese caso tendría que pagar intereses. 

El Impuesto de Sucesiones es un tema que está generando mucho debate en la actualidad, pues hay partidos políticos que apuestan por reducirlo considerablemente, e incluso derogarlo, y otros, en cambio, prefieren mantenerlo.
 


También te puede interesar